Después del maravilloso viaje que hice por la isla sur y antes de llegar a Australia, donde me encuentro, y tras haber hablado con gente que lo había echo y con fin de aumentar mi conocimiento en el campo decidí hacer un curso de meditación. Un curso intenso pero totalmente gratificante donde pude descubrir durante los diez días que duraba el grandísimo poder que tiene la mente y como poder controlarla, observarla y manejarla.
Estoy totalmente satisfecho con el resultado aunque no fuera para nada lo que yo pensaba que era y animo a todo el mundo a que lo haga y disfrute de sus beneficios inmediatos. Estoy seguro que compartiréis mi opinión cuando lo termines.
Hay centros repartidos por todo el mundo y podéis mirar más información en su web