Category: Trampworld (page 2 of 5)

“Nada hay tan dulce como la patria y los padres propios, aunque uno tenga en tierra extraña y lejana la mansión más opulenta.” (Homero)

Ya estoy de nuevo por la tierra patria!
Cuanto tiempo ha pasado, exactamente 10 meses y medio, y vuelvo a respirar, ver y sentir toda esa cultura y gente que deje atrás y que he echado de menos en este tiempo que he estado fuera, ya fuera consciente o inconscientemente.
Ya se hacia un poco raro pasar la navidad a casi 30ºC allí en Australia, pero sinceramente tampoco me siento como si estuviera en navidad aquí que estoy a 4ºC. Supongo que mi reloj biológico esta trastocado después de tanto cambio de hora, de estación, y ahora de año!
El viaje por supuesto se hizo eterno ya que duro más de dos días en los que tuve algunas experiencias intensas.
En ambos vuelos tuve a niños sentados a mi lado con la diferencia de que en el primer vuelo era un libanes de más de cuarenta años y en el segundo vuelo un chino de menos de 8 años. Pero puedo afirmar tras un pequeño estudio de observación que ambos desarrollaron el mismo comportamiento. Resaltando protestar por la comida, intentar reventar la pantalla táctil del avión con el dedo e invadir completamente mi espacio para mirar por la ventana. Evidentemente el primer caso fue mucho más incomodo por la edad del sujeto.
También tuve tiempo durante ese interminable viaje de vuelta, de poder visitar la ciudad de Dubái.
Tras una larga charla con uno de los vendedores de tickets del aeropuerto, preguntado donde estaba la parte antigua de la ciudad y el diciéndome que todo está hecho para el turismo y que lo único que hay que ver son los centros comerciales y los rascacielos, decidí adentrarme en los barrios menos populares de la ciudad, en la margen contraria del rio de donde se sitúan los altos edificios.
Tras unas cuantas horas de paseo conseguí llegar a mi objetivo, calles donde solo hubiera musulmanes y donde fuera un “bicho raro” para poder así explorar la cultura autóctona de la ciudad. 
Tras andar durante toda la tarde y al caer la noche decidí cruzar a la otra orilla en uno de esos barcos antiguos de madera que cuestan 1Dirham (20cent. €). Me adentre de nuevo en un mercado y esta vez fui acaparado por los vendedores locales. Mi simpatía y mis ganas de adentrarme en la cultura de la ciudad acabaron sentándome en un banco tocando la guitarra y rodeado de los tenderos de los puestos circundantes. Tras unas largas charlas sobre diversos temas, en especial la religión, acabe por entrar en la mezquita local y recibir clases prácticas sobre como lavarse antes de entrar a la mezquita, como situarse en la mezquita, como rezar y algunas tradiciones más a las que le siguieron las clases teóricas de iniciación en el Islam de 1 hora y media de duración.
Finalmente pude salir del mercado tras rechazar muchas invitaciones de los tenderos circundantes ya que me había convertido sin darme cuenta en la admiración de todo el barrio.
De nuevo en el aeropuerto, tome mi avión a España en donde ya en el aeropuerto se olía nuestra cultura, gente hablando alto, riéndose por cualquier cosa, y en definitiva armando jaleo. Pero lo que más me impresiono es la felicidad que llevaban todas esas personas que volvían a casa por navidad. 
Ya en España se han sucedido las celebraciones y los reencuentros con la familia, los amigos y con personas muy especiales, que me dan fuerza y apoyo para realizar mi próxima empresa, el viaje de más de un mes que me llevara por Francia España Portugal y Marruecos en busca de olas para hacer surf con mi amigo Hiro.
Ya os iré informando de cómo va la aventura, hasta entonces que tengáis todos, una buena entrada en el año 2014!!

“I can’t afford to hate anyone. I don’t have that kind of time.” (Akira Kurosawa)

As I promise you I am going to keep you more updated and my goal is once a week.
After I left the job I have been more relaxed dedicating myself to Surf, Jacuzzi and sauna in the morning and playing some music in the afternoon or just chilling and playing some sports movies.
But our mainly activity has been to prepare the surf trip that probably will change our lives and I have to say that I feel so happy and looking so forward to it.
If you are interested in the surf trip that we have planned and want to follow our adventures, we have created a Facebook page called Endless Winter.
So today I have already packed my two surfboards that are going to Spain after I bought another board which I founded second hand really cheap. Tomorrow I will have to make a cardboard box and put everything inside so they will not charge me an extra 60$ which will be more expensive than the flight itself. And after 4 days with an old friend in Sydney I will finally take my flight heading to Spain.

In this free time I have some music and video suggestions that I have been checking lately:

Music:

-For the reagge lovers, there is a group from New Zealand that you may want to check it out. It is called Katchafire.

Movies:

-I want to share also a Magnificent movie that Hiro showed me the other day and that I think that in part is how Spain is feeling at the moment and probably what will happen if the situation does not change.

Next week I will be busy travelling and visiting family so I will do my best to post which will be from Spain,  so I want to take the chance to wish you all a Merry Christmas and a Happy New Years!!

P.S: I have added some pictures to some of my old post with some pictures of my last trip in New Zealand so feel free to check them out!

“Cuando hay libertad, todo lo demás sobra” (José de San Martín)

No quiero dejar de lado a mis lectores de habla hispana así que ahí va un post en español o por lo menos “Spanglish” porque después de tanto tiempo desconectado del español no se que saldrá.
Pues después de 4 meses trabajando como mecánico de bicis a cambio de alojamiento y de taxista de bicis, he decidido dejar el trabajo al menos por una temporada y dedicarme a disfrutar de la vida.
No he conseguido ahorrar tanto como esperaba y el cambio dólar euro me está jugando una mala pasada ya que no para de bajar y cada día que pasa mis ahorros valen menos. Los cálculos son optimistas y el modo supervivencia esta activado. Debería llegarme para un billete de vuelta al continente oceánico y para un viaje que voy a realizar por España Francia Portugal y Marruecos exclusivamente dedicado a hacer surf y en el que llevo como compañero a mi amigo Hiro, un Japonés que conocí en el trabajo unos 4 meses atrás.
Como he dicho el modo supervivencia esta activado y nos estamos quedando en casa de un amigo a cambio de limpieza como acostumbra a ser ya mi especialidad y con las sobras de comida que quedaban en el trabajo podremos sobrevivir una semana o así. 
Gracias al tiempo libre que disponemos ahora, nuestra vida se resume a levantarnos a las 4.15 de la mañana e ir a hacer surf  al amanecer durante unas 2 horas y después jacuzzi y sauna con los estiramientos pertinentes y un buen desayuno para empezar el día bien.
El resto de la mañana suele ir acompañado de alguna preparación para el “surf trip” y algún entrenamiento en seco ya sea con skateboards o algo de gimnasia. Otra de nuestras actividades es la música que esperamos se convierta en un ingreso económico pronto y nos dé algo de variedad en la dieta. Hasta el momento, después de haber separado los ahorros para el viaje dispongo de 10 dólares en billetes y 4.25 en monedas, que deberían durar hasta el 23 que cojo el avión desde Sydney.
Como veis mi vida se vuelve a poner interesante después de la monotonía que me suplió el trabajo, así que estad al loro de lo que va pasando!!

“Money won’t create succes, the freedom to make it will.” (Nelson Mandela)


With every ending there is a new beginning and here is my end in the bike-taxi job that I told you before or at least for a while.
The new plans ahead look much better and exciting and I am really looking forward to start them.
After 4 months working in the bikes and made a little bit of savings it is time to travel and experience the culture of this country.
This time I have a partner in my adventures, Hiro, the Japanese guy from my job it is joining me in this story.
As he is coming to Spain and we have planned a 6000km surf trip around Spain, France, Portugal and Morocco we need to save all the money that we have save in this past months so that is why we are getting into survival mode.
The plan: no plan, no money, just go with the flow. Busking, sleeping in the beach surfing and crushing in friends couches with for sure lots of crazy stories is the prevision for the next 15 days.
At first point we have a place to crash for a week while we finish visiting all the surf spots around before heading to Byron bay where some good vibes and friends are ready to welcome us and share lots of good times.

I will keep you updated more regularly now I have more spare time!!

“I don’t care what you say to me. I care what you share with me.” (Santosh Kalwar)

So now that I am catching up in the blog I’m going to update a little bit with some cool contents from last months:
First of all congratulate my friends at Bigote Films for their amazing last release and their first time appearing in a magazine
So just enjoy the video
I also have another friend who it is starting to spread his work around the world and may need some push. So feel free to check out his stuff and project and support him if you like his work!!
You can also check out what my actual job is and how much fun I am having in the website of the company:
And also if you are around Australia and you need some spot in this job, let me know and I’ll get you recommended so you will have preference in the waiting list!
In the music and arts field I have to say that I have not had enough time to explore some new things in deep but I have a couple of names that you should definitely check it out:
-Mongol 800 (Japanese Rock Music)
-Michael Franti & Spearhead
-Muerdo (Paskual Kantero)
In the movies field I have been checking some Japanese stuff and I will recommend you specially the documentary:
-Jiro’s Dream (about shushi makers)
As you may notice, now I am focused pretty much in saving some money and going surfing which is my new passion which keep me going, and because of that I have not so much stuff to research but I feel that new projects will come up soon as I am going back to Spain for Christmas and probably I will do some scouting here in OZ before going back!!

“How did it get so late so soon?” (Dr. Seuss)

First of all I think I need to apologise for all this time writing in Spanish. I have been very busy lately and my computer was broken so I did not have enough time to write two posts every time in both languages.
As some of you may know, I am already in Australia. Yeah! It is being a long time since I do not write in English and many things have occurred already.
So I will go a little bit backwards to continue the story where I left it.
I was living in New Zealand, beautiful country and a place to come back for sure (I still have some places that I would love to visit or re-visit) Unfortunately after trying my best to stay in the country my luck did not followed me or maybe it wanted me to go in a different direction. I could not get a working holiday visa after trying many times and my visa was expiring but I had an ace up my sleeve, a secondary plan to postpone my way back to my home country, Spain.
So I decided that before leaving New Zealand, I had to do a good ending trip. So I planned two trips in the time that I had left, one to wilderness and the other to my mind.
The first one was a week of hitch-hiking, with my own food as usual, and no money trough the North Island. My main destinations where the east and the south of the North Island which were the leftovers of all my trips in that Island.
Starting in a dark night in Mangaokewa Gorge Scenic Reserve (just after Te Kuiti), after two intense days of rock climbing, I start hitch-hiking after saying goodbye to the friends I was climbing with and who brought me to this place. Just with the hope of finding a ride to Taupo or somewhere along the way and trying to run away from an expected night storm.
Luckily I got ride in the middle of the night which was going to Bennydale, the next town in the road just a few km from where I was. There, now under the street lights, I start again the long process of showing my thumb and my best smile and wait for some friendly person who goes in my way and have a spare seat.
After a while standing with not much luck two women just come out from the Bennydale Hotel, which in my opinion seems to be the only cultural and social place in that little town. The come up to me and the eldest one star talking with a damage voice almost from beyond: “what are you doing here?”Suddenly we start talking and I explain myself one thing leads to another and I end up in the birthday party which was taking place in the hotel with the owner inviting me to sleep for free in one of their rooms and the people from the party offering me unlimited amounts of food and drinks.

Having some beers and food with some of the Bennydale locals!

Next day I kept travelling to my next destination, Taupo, where I did bungee jumping, which was very exciting. After the experience of the bungee jumping, I sleep in a forest close to Taupo. The next morning I went to the Natural Spa to see the sunrise.



My trip continued to Napier in a nice chat with the phisiotherapist from a football team in Wellington. Hawks bay was beautiful and the weather was very nice. The Art Deco city of Napier it is beautiful and pleasant to walk on and an amazing view can be founded in the top of the mountain by the port.

The port of Napier in a beautifull afternoon



After Napier I kept travelling south direction with the intention of getting to the Tararua ranges. This was the first time I got to jump in a truck while I was hitch hiking and I have to say that I loved it!
In the way to the Tararua got stacked in Palmerston North, a nice little big city, and because of that delay I could not get where I was expecting. After walking in the dark for a few kilometres, one very nice Maori guy who was living in a self constructed house made out of recycling parts invite me to his house, and we shared some good talking with some beers.

The next morning I was going into the wild again leaving the sealed roads and changing them for very small and not transited paths. I had to go through rivers and heavy rain, and very windy and cold conditions but as you may have realized already I love that stuff.
When I got to the hut I meet two hunters who gave me a ride to wellington the next day. With the peculiarity that was off road and the car was a very old off road truck.

This truck had 3 persons on it and did more than 30km off-road in a 3h trip, including flat tire and one of the heaviest rains I have seen in my life

Once in wellington I could sleep in a mattress in a friends place and went out to check the nightlife which turned to be pretty amazing! There is live music everywhere and you do not need to pay to enter in the clubs. You do not even need to pay for pool tables.
Besides the weather (windy wellington), wellington was a pretty good place!
Due to my tight schedule I had to take a 12 hours bus back to Auckland in order to get there on time for my other plan in my last month, the meditation course.
I do not have words to describe the meditation course but I can just say that was one of the best experiences in my life. Of course that was hard to meditate for 10hours a day during 10 days but it was totally worthy. I am pretty sure that I will do more courses or volunteering in the future.
I totally recommend it to everyone, so if you are interested you can find more information in the website Vipassana.
That was the closure of my chapter in New Zealand, country that I love and where I will go back again one day.

Hopefully I can find more time off and keep on updating my adventures in Australia.

“En algún sitio algo increíble espera ser descubierto.” (Carl Sagan)

Pues bueno, aquí estoy de nuevo y aunque muchos pensaseis que ya había tirado la toalla con esto del blog, no ha sido así.
Como en muchas situaciones de nuestras vidas, siempre hay contratiempos y esta vez ha sido la tecnología la que me ha jugado una mala pasada. Mi ordenador dejo de funcionar hace aproximadamente unos dos meses y tras intentar repararlo de varias maneras y tirar la toalla unas cuantas veces, al final la perseverancia ha hecho que haya podido arreglarlo y que no haya perdido ningún dato, simplemente tal y como lo deje, como si hubiera “hibernado” literalmente.
Para no escribir un sinfín de palabras y de historias que os aburran voy a hacer un pequeño resumen de mis 78 días en territorio australiano.
Como ya sabéis al llegar estuve vivaqueando por Coolangatta durante una semana en la que me dedique a disfrutar del buen tiempo y a esa nueva pasión que ha surgido en mí, el Surf.
Después conseguí contactar con una amiga de mi prima a la que no veía desde hacía 6 años o más y traslade el campamento a Brisbane, ciudad en la que pase una maravillosa semana  recordando viejos tiempos y siendo tratado como un rey. También con Inés, la amiga de mi prima, organizamos un fin de semana a Byron Bay, un sitio bastante turístico pero muy bien conservado, considerado por los aborígenes como la tierra de la paz y que no pertenece a nadie. Espíritu que claramente ha calado en la gente que se ha asentado allí y fácilmente se puede respirar en el ambiente.
Durante el tiempo en Brisbane conseguí contactar con un hostel en Surfers Paradise que me ofrecía alojamiento a cambio de trabajo, así que decidí seguir mi camino y recortar gastos.
Tras dos días aquí, conseguí trabajo de la manera menos esperada, saliendo de fiesta.
Así que en tan solo 3 días me había plantado en un lugar nuevo con alojamiento pagado y un trabajo.
Todo iba sobre ruedas, lo que no me podía imaginar que el trabajo que acababa de conseguir se convirtiera en una manera divertida de ganar dinero y disfrutar de una compañía y amigos increíbles. En resumen se puede decir que me encanta mi trabajo a pesar de las dudas que puedan generar en la gente.
No sabría muy bien como nombrarlo en español pero lo “llamaré conductor de bici-taxis”
A muchos de vosotros os asaltara la duda así que deciros que mi trabajo consiste en transportar personas de un lugar a otro o de hacer un recorrido por la ciudad en un vehículo impulsado completamente por la fuerza generada con mis piernas.
Después de dos semanas con dos trabajos, en el hostal y en los “Pedicabs”(Bici-taxis) la situación se volvía insostenible y el cansancio empezaba a hacer mella en mi. 
Así que gracias al dueño de la empresa de los “pedicabs” y mi disponibilidad absoluta para ayudar me vi involucrado en el nuevo proyecto de la empresa convertir una planta de oficinas en alojamiento para todos los conductores de los “pedicabs”. Esto me abrió la puerta para conseguir una cama a cambio de pequeños trabajos como limpiar las bicis.
Eso me permitió liberarme del trabajo del hostal y disfrutar de mucho más tiempo libre y seguir aprendiendo sobre el mundo de las bicis y su mecánica.
Mientras tanto compaginaba todo lo anterior con el surf, ya con tabla propia y neopreno y el dinero que ganaba me empezaba a permitir ahorrar y permitirme algunos lujos como una guitarra nueva y otro viaje a Byron Bay.
Después de dos meses en este trabajo he de decir que soy una persona muy feliz y que estoy completamente satisfecho con mi vida en este momento que se resume a trabajar en las bicis hacer surf y disfrutar de la vida en compañía de mis nuevos amigos.
En este tiempo también he pasado de limpiar bicis a ser uno de los dos mecánicos que trabajan en esta localización, ya que la empresa tiene más sucursales en Darwin, Cairns y Byron Bay, lugares en los que sin duda podre trabajar sin ningún problema.

También para añadir un poco mas de interculturalidad a mi persona, me he adentrado un poco en mundo del Japonés impulsado por uno de mis mejores amigos aquí y que poco a poco me va permitiendo un nivel de conversación muy básico.

Ahora que tengo el portátil arreglado intentaré manteneros actualizados lo máximo que pueda.

Un saludo a todos desde Australia!



“La vida no se ha hecho para comprenderla, sino para vivirla.” (Jorge Santayana)

Bueno como os llevo diciendo en los post anteriores, he llegado a Australia, y mi llegada no es que haya sido menos aventura que lo que os venia contando.
El 31 de Julio, día que tenía mi vuelo me dispuse a coger el tren y luego un autobús para llegar al aeropuerto, la forma más barata. Al llegar a la estación me encontré un billete sin usar para la dirección contraria pero decidí usarlo. Cuando los revisores me pidieron el billete me jugué la carta de “estoy to’ perdió” así que me dieron un ticket nuevo hasta mi destino por lo que no tuve que pagar el tren aunque por desgracia  este se retraso y perdí el autobús lo que concluyo en que tuve que coger un taxi para no perder el avión que más tarde seria retrasado más de 1 hora.
Al llegar al Aeropuerto, y para mi sorpresa me dijeron que la maleta no estaba incluida a pesar de que había pagado 30$ extra pero como lo había reservado mediante una agencia de viajes externa no pude hacer nada más que callar aguantarme y sonreír mientras pagaba los 80$ que me costó facturarla.
Más tarde en el avión me empezaron a ofrecer todo tipo de lujos que a otros pasajeros no les ofrecían y pensé: “mi acento mola pero no para tanto” así que le pregunte qué a que se debía dicho lujo y me contestaron que mi billete era con todo incluido, así que comprendí que debía de haber habido algún error y la maleta se había convertido en todos los lujos posibles que te pueden dar en un avión, comida gratis y bebidas ilimitadas a lo que mi reacción fue: “ me han cobrado 80$ esto tengo que amortizarlo aquí”. Así pues las botellas de vino corrieron, los zumos los guarde en la chaqueta, pedí más y mas comida constantemente hasta que para su alivio el avión empezó a descender y se termino la barra libre.
Esos 80$ habían sido un contratiempo importante y los hostales estaban muy caros así que decidí dormir en la playa que ya me habían dicho varias personas que no habría problema. Y así fue, el único problema que tuve fue la lluvia. Para mi fortuna en el desayuno conocí a varios vagabundos que me aconsejaron de varios sitios en los que podía tener cosas gratis así que me acerque a uno de ellos donde podía ducharme gratis y así lo hice, también aproveche para intentar buscar trabajo en plan para unos pocos días antes de seguir mi camino y así poder recuperar algo de dinero. Me dieron de comer y más tarde deje mi equipaje allí y seque el saco en la secadora así que ya estaba listo para pasar otra noche más a la intemperie aunque esta vez no en la arena ya que todo mi equipaje estaba lleno de arena por todos sitios.
Dormí en lo alto de una pequeña colina justo al lado de la playa y donde había algunas mesas de picnic y sobretodo unas vistas impresionantes.  Así que no tarde en dormirme simplemente por la impaciencia de ver el amanecer.
A la mañana siguiente me desperté aun en la penumbra de la noche pero con las primeras luces del día asomando. Para mi sorpresa pese a ser las 5.45 de la mañana ya había una persona esperando para el amanecer. Rápidamente empaque todas mis cosas en la pequeña mochila que llevaba ya que el resto lo había dejado en lugar de acogida. Tranquilamente me tome una naranja y empecé a observar como la luz del gran astro iba incrementando, lenta pero constantemente. El paisaje se iba desnudando poco a poco ante esa luz y dejaba toda su belleza al descubierto para el deleite de todos los ojos que la miran con admiración y deseo.
Poco después me descubrí que el paisaje al que estaba mirando era uno de los mejores sitios para hacer surf en el mundo y lo descubrí cuando el pequeño mirador se empezó a llenar de fotógrafos con toda clase de accesorios, teleobjetivos que se transportan en maletas, polarizadores, temporizadores, rotadores automáticos y toda clase de objetos y lujos que se pueden dar en el mundo de la fotografía.
Me di cuenta de la importancia del asunto cuando hable con uno de los fotógrafos que me decía que era un día con muy buenas olas y que probablemente varios campeones del mundo de surf que viven en esta pequeña ciudad estarían surfeando y todos querían una foto.
Ese día fui a recoger mi equipaje para empezar albergarme en un hostel ya que había conseguido una oferta y tenía la posibilidad de alquilar tablas de surf por 10$ al día así que mi misión de aprender a hacer surf había comenzado.

El tiempo era perfecto, el lugar maravilloso y las olas increíbles que más se puede pedir en unos días de invierno en Australia.


“A todo hombre le es concedido conocerse a sí mismo y meditar sabiamente.” (Heráclito de Efeso)

Después del maravilloso viaje que hice por la isla sur y antes de llegar a Australia, donde me encuentro, y tras haber hablado con gente que lo había echo y con fin de aumentar mi conocimiento en el campo decidí hacer un curso de meditación. Un curso intenso pero totalmente gratificante donde pude descubrir durante los diez días que duraba el grandísimo poder que tiene la mente y como poder controlarla, observarla y manejarla.
Estoy totalmente satisfecho con el resultado aunque no fuera para nada lo que yo pensaba que era y animo a todo el mundo a que lo haga y disfrute de sus beneficios inmediatos. Estoy seguro que compartiréis mi opinión cuando lo termines.
Hay centros repartidos por todo el mundo y podéis mirar más información en su web

“Hay dos maneras de vivir su vida: una como si nada es un milagro, la otra es como si todo es un milagro.” Albert Einstein

Siento el retraso pero es que no he tenido el tiempo suficiente para parar a escribir tranquilamente.
Ya he llegado a Australia tras un movido fin de estancia en Nueva Zelanda.
El último mes en NZ se planteaba aburrido así que decidí tomar cartas en el asunto pero claro como siempre no quería gastar dinero porque me venía a Australia y sinceramente creo que me esperan meses difíciles aquí. Así que como ya va siendo tradición decidí hacer un viaje corto para visitar el sur de la isla norte durante una semana.
De nuevo cargue mi mochila con la comida necesaria para unos cuantos días y me dispuse a empezar la aventura, con la suerte de que varios amigos internacionales iban en dirección sur para escalar, así que decidí tomar todos los planes posibles, un viaje de ida pero sin vuelta y un par de días en uno de los mejores sitios en los que se puede escalar que he visto en mi vida.
Así que tras un largo segundo día de escalada, ellos volvían a Auckland y yo me echaba a la carretera una vez mas pero esta vez todo pintaba más complicado ya que la carretera no era muy transitada y era ya de noche así que mientras esperaba que pasase alguien iba pensando en las diferentes alternativas para pasar la noche.
Por esas cosas de la vida al segundo o tercer coche, paro un señor mayor que iba en la dirección aunque solo hasta el pueblo siguiente, Bennydale, a unos 45km de donde me encontraba y unos 120km de mi primer destino, Taupo.
Me dejo en una de las pocas farolas que tenía el pueblo ya que solo se iluminaba la calle por donde pasaba la carretera principal y enfrente del único bar/pub/hotel y todo lo que os podáis imaginar que existía en el pequeño pueblo. Como era de esperar en un sábado noche estaba bastante ajetreado. Yo seguía a mi tarea habitual, levantar un pulgar en cuanto escuchaba el rugido de cualquier tipo de motor acercarse. Uno de los hombres que entro me dijo que ya era muy tarde y que no me iba a coger nadie y yo le respondí que ya lo sabía pero que no tenía nada mejor que hacer que seguir intentándolo. Mi mente ya maquinaba un plan alternativo para ir a buscar un sitio donde dormir y poder ponerme a cubierto a tiempo ya que se pronosticaban intensas lluvias para aquella noche. Para mi sorpresa, pasado un rato se acercaron dos mujeres una muy joven, rubia y de “huesos grandes”, como dicen aquí, y la otra mayor con el pelo corto y una voz totalmente quebrantada y que a duras penas se podía entender. Una mezcla de afonía y el crujir típico de una locomotora de vapor al iniciar su transcurso. Por unos momentos pensé que había muerto y el diablo me estaba hablando.
Muy amablemente tras preguntarme cual era mi plan para esa noche, me ofrecieron quedarme en el hotel por 15 dólares a lo que les conteste que no tenía dinero ya que lo había dejado todo en Auckland y solo tenía la tarjeta que era solo para un caso de emergencia, y eso claramente no lo era. Me dijeron que hablarían con el dueño y me ofrecieron a entrar. Dentro el ambiente era muy alegre y distendido y todos o casi todos los habitantes del pueblo se acomodaban en sillas alrededor de una mesa de billar en la que estaban jugando al billar canadiense. Una larga mesa con comida de todo tipo ya que resulta que era el cumpleaños de la mujer que me había invitado a entrar. Tras hablar con el dueño y explicarle mi situación, no pararon de lloverme ofrendas: una habitación gratuita, barra libre de comida y una cerveza ¡de las grandes!
También me ofrecieron 30$ que rechace ya que me parecía bastante rudo después de todo lo que me habían dado, aceptar dinero. Pero resulto ser que lo rudo era no aceptarlo ya que es una costumbre maorí a la que llaman “Koha” así que no me quedo otra que aceptarlo y darle las gracias al hombre que me lo había ofrecido como no quería el dinero y tras explicárselo decidí gastarlo en el mismo lugar, así que me compre una cerveza e invite también a alguna que otra eso se convirtió en un círculo vicioso así que al final llego un punto en el que no me dejaban comprar más cerveza porque ellos se empeñaban en que no tenía dinero y tenían que invitarme. Una tras otra, incluso sin que me terminara la anterior. También me invitararon a jugar al billar e incluso se ofrecieron a llevarme al día siguiente a Taupo.
A la mañana siguiente me desperté y tome una de mis tradicionales duchas de agua fría y esperé a que llegara la persona que se había ofrecido a llevarme la noche anterior. Probablemente no se acordaría así que tras mucho esperar y que no apareciera llego al hotel una chica que iba buscando gasolina y que iba en mi dirección así que me ofreció el viaje que con mucho gusto acepté.
 Llegue a Taupo, donde tenía ya reservado de un par de semanas anteriores un salto de puenting. 47 metros de altura desde lo que caer al vacío para sumergirse literalmente por el rio que corría bajo el. Finalmente tras haber pedido que me metieran hasta la cintura solo conseguí mojarme hasta los codos. Como no tenía sitio donde pasar la noche, decidí coger un camino que llevaba a un camping gratuito que estaba al otro lado del rio pero que solo había un punto por donde cruzarlo y que había que andar durante unas 2 horas.
Llegado a un punto del camino decidí seguir una pequeña vereda que se adentraba en el denso follaje y que me llevo a un pequeño ensanchamiento donde había un banco (de sentarse) abandonado. Pensé que sería un buen sitio para pasar la noche y monte campamento allí. Bastante pronto por que ya se podía leer en el cielo que se acercaba lluvia. Finalmente esa noche llovió.
Tras pasar 12 aburridas horas dentro del saco y la mayoría de ellas lloviendo decidí ponerme en marcha como va siendo costumbre, a las 6 de la mañana, con la claridad del día asomando y las estrellas de la noche diciendo adiós. Un momento mágico.
Durante unas largas dos horas estuve en el Spa natural que se encuentra entre un rio de agua caliente de origen volcánico y un rio procedente de un lago que acumula aguas glaciares, la combinación perfecta.
En un solo viaje conseguí hacer los 200km que me separaban de mi siguiente destino, Napier. Una ciudad maravillosa y con un clima extraordinario auntodenominada “Art Deco City”
Tras pasar por la oficina de turismo que me desbarato los planes para acampar ya que me había anunciado que el sitio donde pretendía hacerlo era solo para caravanas y que estaba vigilado y cercado, decidí dar una vuelta por la ciudad y dejar el tema del alojamiento para más tarde, aunque no tardo en aparecer un arbusto en la playa con la medida perfecta para dormir dentro del y tener el volumen suficiente como para que no me pudieran ver desde fuera, así que ya mas tranquilamente me paseé por la ciudad del “Art Deco”
Tras un par de días en los que apenas había pasado por el lado salvaje de Nueva Zelanda, decidí adentrarme en una ruta por el campo que me llevaría unos 2 días. Así que me dispuse a dirigirme a la sierra de Tararua cerca de Wellington, la capital del país, que sería mi último destino.
Tuve varios viajes aunque quiero destacar dos, uno en un camión que transportaba acero desde Napier a Palmerston North y otro desde esa última ciudad al otro extremo de la ciudad que duro 3 horas por que el buen hombre paro a saludar a un amigo y no me dejaba irme. Debido a este último, llegue bastante tarde y ya entrada la noche al camino que se suponía que tenía que empezar ese día. Otra vez la suerte me dio la más amable de sus sonrisas y me encontré con un chico de mi edad aproximadamente que vivía en una casa que había construido con su tío solamente con materiales reciclados y que no disponía de ningún suministro externo que tuviese que pagar. Me invito a su casa me dio comida y bebida y también me ofreció una cama.
Al día siguiente me puse en marcha hacia el refugio y por el camino me encontré un coche abandonado en el rio. Al llegar al refugio y encontrármelo todo por en medio mire el registro y había una nota diciendo que se les había quedado un coche en el rio y el otro había rodado hasta el rio por un precipicio y que uno de ellos tenía un pie roto. Resulto ser que todo lo que había allí era de dos cazadores que se encontraban por la zona y que me ofrecieron un buen filete y un viaje a Wellington el día siguiente. Entrada ya la noche apareció un tanque de transporte del ejército de esos que tienen 6 ruedas para intentar sacar los coches ya que los propietarios eran militares. Solamente consiguieron sacar uno y el dueño del otro le dio permiso a los cazadores para que cogieran todo lo que quisieran del coche ya que lo tenía “a todo riesgo”.
Al día siguiente y con un Jeep del 74’ nos metimos por el camino, y después rio arriba para ver si podían sacar el coche. Se dieron cuenta de que iba a ser complicado llevárselo por el tema del bloqueo y arrancarlo así que como si de un desguace se tratara se dispusieron a desmontar el coche, llevándose todas las ruedas, los dos ejes, la caja de cambios, la radio y algún que otra parte más. El camino de vuelta fue bastante impresionante ya que aquello no se podría definir como camino y se veían bastantes coches en el fondo de acantilados y terraplenes. Por fortuna el conductor era bastante experimentado y pese que a mí me dio la impresión de que íbamos a volcar en muchas ocasiones no paso nada.

Muy amables me llevaron hasta la puerta de la casa de mi amiga en Wellington donde pase 2 días visitando la ciudad y conociendo su cultura y vida nocturna. Todo acabo con un interminable viaje de 12 horas que llevo de vuelta a la gran ciudad, Auckland. 
Older posts Newer posts

© 2017 Spinonland

Theme by Anders NorenUp ↑