Category: Uncategorized (page 1 of 6)

Hello Japan, I came to ride you!

So after arriving in Sapporo, my first destination in Japan, I started to run the plan. Buying a bike and ride around Japan, one of the few ways to survive with the budget I have per month. First things solved, the accommodation. As I learned a little bit of esperanto for the congress in Seoul I decided to use the Pasporta Servo which is a hosting community for people who speak Esperanto. So I managed to stay in the house of a very friendly man which not only invited me some food but even came with me to help me in my quest of finding a bike to ride Japan.

I had many options but no much money As I spent most in Korea and the flight ticket.

So that left me with of course second hand and very little variety, basically Holland style bikes. After thinking and trying many I decided to buy the cheapest one 3500¥ and fix it my self. I bought some tools some parts and a few extras like touring packs and an odometer. The only problem of buying a bike that cheap, is that all the things you buy are much expensive than the bike itself, for example the touring packs 5000¥ second hand.

So The first plan that came to my mind was to go around Hokkaido island following the coastline. People was saying that was a bit latte for a bike trip in Hokkaido as the weather is becoming so cold but I had literally no choice if I did not want to come in spring. So I will walk on the line starting my trip in half October just before the snow hits in.

New tent, bike and life just starting. For the next few months my home will be my tent and my transportation the bike.

The first few days were quite hard a cold wave just hit Hokkaido and the temperatures were very low. My hands were freezing so bad that I had to buy warm pouches and placed them in my gloves. Took me 4 days to get to Wakkanai in the north part of Hokkaido island where I took a ferry to Rishiri island to climb the mountain and enjoy the island.

Rishiri must be nice in summer as in October the only good thing was that there was little people in the road and in the mountain. I decided to clim up for sunrise to Rishiri-zan, the mountain, so I started walking around 3am for a great rewarding peak (almost) sunrise. Already good packed in snow but just in the edge of needing equipment to go up the top.

I need to rush otherwise the snow will caught me and will be pretty hard to continue with the bike!

Relatos del Baekdu Daegan

Después del famoso parque Jirisan y unos expléndidos días, la realidad volvió a golpearnos y nos dejo como era de esperar el amargor típico de las castañas crudas, el del otoño. Despues de contemplar un amanecer con bastante viento, la lluvia entró en escena y nos acompaña despues de dos largos días.

Los días parecen mas largos aunque en realidad se acortan y después de caminar bajo la lluvia apenas sin provisiones para los próximos días, llegamos a un pequeño poblado que es la única civilización que veremos en varios días. No habiendo ningún lugar para aprovisionarnos decidimos usar la clásica técnica de alzar el dedo para ir al siguiente pueblo dónde poder comprar algunos víveres.

Conseguida la misión decidimos darnos el placer de comer en un restaurante algo caliente (y sin gastar gas) así que decidimos preguntar a los habitantes de la zona por un restaurante que se ajuste a nuestras necesidades, barato, con mucha comida y que este bueno, lo típico. Después de mucho preguntar aparece una de las personas que nos había ayudado en su flamante coche y nos invita a llevarnos a uno de esos lugares.

La persona, un monje, budista, de un templo coreano acaba uniéndose al festín y haciendo de anfitrión perfecto, ya que después de la comida nos invita a un café en un lugar famoso de la zona y nos acerca de nuevo al poblado donde habíamos dejado la ruta.

Después de haber disfrutado del placer de un lugar cubierto, volver a la lluvia y el frio no nos alienta nada a seguir el camino a pesar de estar bien aprovisionados y con el estomago lleno. Buscamos una Jeonja, lugar de recreo coreano que consiste en un tablado de madera con un tejado. Finalmente al pasar por el centro del poblado se vislumbra la construcción en un montículo del núcleo urbano. Nos parece sin duda uno de los mejores hasta entonces ya que esta cerrado por ventanas y tiene puntos de luz, y hasta wifi, un autentico sitio para el “glamping”(del ingles glamorous camping). Tras unos minutos aparece una de las señoras del pueblo hablando coreano de pueblo, por razones obvias, y nos hace una cruz con los brazos para indicarnos que de dormir en la Jeonja “nanai”. Con un tono un tanto agitado y cogiéndonos del brazo con firmeza nos lleva hasta una calle y nos señala una casa. Pareciera como si tuviéramos que dar parte a la justicia por haber hecho un mal uso de esa estructura. Finalmente un hombre de mediana edad sale de la casa tras llamar a la puerta y tras explicarle que hace frio esta lloviendo y solo queremos pasar allí una noche, nos acompaña a lo que intuimos como el “ayuntamiento” del pueblo o mas bien la casa de la cultura. Sin mediar muchas palabras y con algún que otro gesto nos abre una de las salas y nos señala el suelo para indicarnos que pasemos la noche allí. Tras asearnos y acomodarnos, aparece el hijo de una de las vecinas de la localidad para ofrecernos comida y Soju, licor típico coreano, charlamos con el y pasamos un buen rato mientras acabábamos de llenar el gaznate.

A la mañana siguiente nos ponemos en marcha con menos diligencia de la esperada ya que siempre cuesta mas trabajo dejar la comodidad de una morada que el frío y húmedo entorno de una tienda. La niebla se une al camino y pronto la lluvia hace lo mismo. La marcha se vuelve tediosa de nuevo. Las montañas de corea, que ocupan el setenta por ciento de la superficie del país, parecen estar dispuestas aleatoriamente, como si un cubo de canicas hubiera caído del cielo para formar innumerables picos por todo el país. El andar por la espina dorsal de estos no ayuda nada tampoco. Como si de un subibaja se tratase, vamos cruzando todos los picos que nos encontramos. No existen los tramos llanos en este camino.

Tras varias horas de camino, llegamos a una pequeña aldea donde decidimos parar para cocinar y recuperar algo de fuerzas mientras intentamos llamar al parque nacional para reservar un par de huecos en uno de los refugios ya que no esta permitida la acampada. Desgraciadamente, incluso habiendo llamado con varios días de antelación, el refugio en el que pretendíamos pasar la noche esta completo para la noche en la que teníamos intención de llegar. Así que tras mucho discutir en “coreanihs” (mezcla entre coreano e inglés) por teléfono, conseguimos reservar una noche antes de lo planeado, los que nos obligaba a acelerar el paso y a hacer largas jornadas con muchos kilometros si queríamos llegar a tiempo. Así pues proseguimos nuestro camino.

La lluvia, las cuestas y el cansancio se fueron apoderando de nosotros kilometro a kilometro, metro a metro. La mente divagaba en cualquier asunto simplemente por evitar la realidad del camino. Recuerdo al final del día, ver la silueta de mi cuerpo levemente dibujada por la poca luminosidad que el denso bosque dejaba penetrar y gritar “¡Veo mi sombra!”. Ambos comenzamos a gritar exaltados por el pequeño rayo de sol que nos ha tocado, como si de una luz divina o una aparición se tratase, entrando en un éxtasis momentáneo que aunque nos da fuerzas para seguir solo consigue distraernos de nuestra tarea principal, el camino.

Conseguimos acampar a escasos metros del final de la etapa prevista. Estamos totalmente devastados por la dureza de la ruta. Sin demorarnos, armamos el campamento en un pequeño llano con césped que da acceso a unas tumbas, sin duda nuestra mejor opción en el escarpado bosque. Montamos las tiendas y nos ponemos a cocinar. El menú, el de siempre, todos los ingredientes que tenemos puestos juntos con un sobre de sabor en polvos que le da un toque lujoso a la comida. Esta noche, fideos con lentejas, setas y sabor a “mango honey”. Antes de dormir realizamos nuestro ruidoso ritual de hacer palmas y ruidos raros a un alto volumen para disuadir a posibles visitantes que se quieran unir a la fiesta. En nuestro caso los Jabalíes y los osos no son bienvenidos. A veces hay que repetir el ritual si te despiertas durante la noche oyendo algún ruido extraño. Pero hasta el momento nuestras “fiestas” se han mantenido estrictamente humanas.

Al despertar la niebla sigue junto a nosotros que nos vuelve a acompañar durante gran parte de la mañana, aunque finalmente da paso a un radiante sol que hace el camino mas llevadero. Nos acercamos al parque nacional y las montañas van creciendo a medida que nos acercamos y con ello disminuyen los puntos de agua y nuestras energías. Gran parte de la mañana recorremos amplias colinas de hierba alta y el camino se hace cada vez mas estrecho. El matorral silvestre se ha apoderado de todo al no tener arboles que les impidan nutrirse del astro rey. A pesar de no llover, el rocío acumulado en las hojas de las plantas se convierte e una ligera lluvia que acaba mojándonos de pecho para abajo prácticamente como si hubiéramos cruzado un río.

El proceso se repite por dos largos días de mas de diez horas de camino en el que partimos al alba y llegamos con las ultimas luces del día. Subir, bajar, acampar, cocinar y dormir, se convierten en las únicas palabras de nuestro vocabulario.

Finalmente, conseguimos llegar al refugio en la fecha esperada. Al ser “chusok” (día de acción de gracias coreano) recibimos gran hospitalidad por parte de los otros senderistas que hasta nos ofrecen vino blanco, todo un lujo en un refugio de montaña.

Tras una noche cálida en el interior, nos queda un ultimo tirón, unos veinte kilometros de senderos de montaña para poder salir del parque nacional. Salimos como de costumbre un poco mas tarde de lo planeado pero pronto cogemos el ritmo. De nuevo el mal tiempo nos acompaña, una espesa niebla y un fuerte viento que esquila las laderas de los picos mas altos son los protagonistas del día. Aunque el camino se hace largo la motivación de llegar al final de una dura etapa se sobrepone al cansancio físico. La mente ya entrenada durante los últimos días, desconecta los cables del dolor y del cansancio dentro del circuito central para no retrasar mas la misión de llegar al final del trayecto.

Siete horas después de un ritmo frenético sin apenas pausas, conseguimos llegar a la carretera de montaña que limita con el parque.

Estamos totalmente devastados en un estado de embriaguez creado por el esfuerzo físico y el fruto de la victoria.

Con la suerte y la hospitalidad propia que nos viene rodeando, conseguimos un viaje gratis para el pueblo mas cercano donde poder reponer vivieres y pasar la noche.

Han sido ocho duros días de camino intenso por las montañas de Corea. Ocho días en los que hemos recorrido casi 140km de innumerables picos, subidas y bajadas. Ocho días que se sintieron como trescientos sesenta y cinco en los que vimos las cuatro estaciones, amaneceres y atardeceres, pasamos sed, hambre, cansancio y felicidad. Ocho días que culminan en un camping de pago en el que la hospitalidad local se apodera de la situación saciándonos con manjares que no habríamos podido ni imaginar. Ocho días que cierran mi etapa en el Baekdu Daegan pero que son solo el principio de muchos de mi gran compañero de aventuras Eloy.

The great begining

After many farewell parties and many goodbye meetings, the time has come. I can officialy say that my journey has started.

As some of you may know, I am going to spend some time away, I do not really know how much time but it is seems to be a long way.

Initially the idea was to start in South America but the plan changed when i was offered to do the transiberian train to Beijing and then a plane to South korea in exchange of learning Esperanto a peculiar language that was invented 100 years ago.

So here I am, in a plane flying to Moscow to take the most famous and longest train in the world.

The trip starts in moscow and stops in many towns in the way (19 to be precise) till it arrives in Irkust, the first main stop where we will stop for a couple of days to explore the city, the Baikal lake and it surroundings.

From there we will take a detour to enter into the transmongolian train which heads to Ulan Bator, the capital of mongolia. After 10 brief stops we will arrive in mongolia’s capital, where we will spend another 2 nights. 

After visiting Ulan Bator, the train will lead his way to Beijing, where we will visit the capital of China during 4 days, before taking the plane to our last destination, Seoul.

Once in Seoul we will assist to the Esperanto universal congress, where we will spend one week with various activities.

To sum up the trip:

  • 20 days (total journey duration)
  • 7 nights in the train
  • 35 train stops
  • Around 7000km by train
  • 4 main stops (Moscow, Irkust, Ulan Bator and Beijing)

I will try to keep you updated while possible!

Reto Nerja-La Maroma(Alcaucín) COMPLETADO

Muchas cosas de las que nos proponemos en esta vida muchas veces superan nuestros propios limites de capacidad, pero es importante no tirar la toalla e intentar alcanzar lo propuesto.

Coseguir superar esos obstaculos se transforman en una gran enseñanza y espiritu de superacion que son claves en el crecimiento de cualquier persona.

Como algunos sabreis hace unos meses intente realizar, en solitario, un reto que me propuse con un amigo. Finalmente no lo logré por la dificultad del mismo y la falta de tiempo. Despues de haber estado entrenando tanto corriendo como con diferentes deportes de riesgo, la semana pasada con la ayuda de mi hermana Irene, recien llegada de Finlandia, conseguimos superar el reto propuesto.

La ruta transcurre desde las cuevas de Nerja hasta el pico de la Maroma para bajar despues al area recreativa del Alcazar en Alcaucin. Una ruta de unos 60km y con un desnivel acumulado de 3895m discurre por los picos mas singulares de la cadena montañosa que une la sierra de la Almijara y la de Tejeda, de esta manera hemos decidido llamarle “la Spinal” ya que consideramos es la espina dorsal de estas dos sierras.

Con muchas dificultades por el calor y la falta de agua, pudimos conseguir esta hazaña que fue extremadamente gratificante no solo por la sensacion de superar los propios retos pero tambien por las impresionantes vistas que pudimos disfrutar.

Os animo a que si teneis oportunidad algún día, realizar el reto de la Spinal de la Almijara y Tejeda.





Os dejo aqui un Video de como aprovechamos el agua de algunos manantiales.
​ Aquí os dejo algunas fotos y el link de la ruta por si os animais a realizarla.

Un saludo

Spinonland

Powered by Wikiloc

Heading south!

After all the visit to the city of Lima and some surfing days, we dicided to go south. This was due to the bad conditions of the roads and, as consequence, the cancelation of many transports lines going north caused by the floads that the country suffered in the previous months.

As we did not have much time to head to Arequipa and the Nazca lines seamed very expensive to visit for the obvious reason of jumping on a plane to see the lines, we decided to go to Ica, a city in the middle of the dessert.

From Ica we went to Huacachina a super nice Oasis in the middle of the dessert a few km away from Ica. We took a nice and cheap moto tuktuk to Huacachina where we spend a night sleepin in the dunes close to the oasis. Although it is not legally permitted, the police will not say anything if you set up your tent late and do not make so much noise.


Next mornig we went to clean the dunes in exchange for a boogy ride, we started at 6am to avoid high temperatures in the dessert. The boogy ride was super nice and so the people who helped cleaning dunes.

After Huacachina we decided to go to Paracas a nearby city 1h away from Ica, close to the sea and a beautiful and arid national park where we saw super cool beaches and pelicans. There we spend another night in a rented room and visited the national park the next day before coming back to Lima for the last days.

Check the following video with some footage from the trip!

Heading south! from Jorge on Vimeo.

Lima

What to say about this crazy town of almost 11M people!

It is a mix between poor areas and super fancy ones with some really old monuments and buildings.

It is divided in 49 districts but the most relevants are Lima, Callao and La punta represnting the oldest ones with more monuments and Miraflores and Barranco which are the fancy ones where you can find a wide variety of restaurants, pubs, bars and so on.


Very impresive and beautiful La plaza mayor of Lima although you need to be alert where you walk as you may enter some less safes areas specially for tourists. So make sure you ask locals or authorities.

Miraflores and Barranco are safe neighborhoods with a great nightlife going on specially Barranco. In Miraflores visit the Kennedy Park and in barranco you can wander arround the “Municipalidad” (City council).

Well I do not want to bored you so I made a video so you can taste a bit of it.

Un paseo por lima from Jorge on Vimeo.

Surfing in Lima

Hey folks!

So it has been 3 days in Lima and so far we have been surfing, eating and preparing our trip to the south of Peru.

The surf here it is incredibly constant, and for people comming from the Mediterranean sea like me, that is amazing. Here you do not even need to check the swell forecast as there is always 1m-1.5m waves. Surfing in the pacific is another story.


The landscape from the sea it is very impressive. You will look to the shoreside and see the beautiful “Malecon” which is the cliff formation that protect the city of Lima from constant wave erosion.


Something else to take care of while you are here is the sun. Super strong and highly dangerous. We got a bit burnt in less than 4h while  we used 50+ sun scream twice.

The gastronomy here it is super famous and it is a well deserved tag as it has a big variety and uses lots of different ingredients.

The main dish here: Ceviche a tasting raw fish mix. You can not miss either the “Lomo slatao” or Papas a la Huancaina among many others.

Even though there are some vegetarian restaurants which transform the tipical dishes to vegetarian or vegan, peruvian gastronomy it is based on fish and meat and it is quite hard to find specialities in the vegetarian category.

In the next post I will update you with some tourism in the city and our trip to the south!

​​https://vimeo.com/213347369

https://splice.gopro.com/v?id=qnNYNx

The arouse of the tramper

After almost 2 years of inactivity, the spirit of the wind came back to me.

More than 2 long years saving quitely and patient broght me here. Where I am right now. Sitting in a train writing the first post of my new website on my way to Peru. The first incursion in southamerica.

Despite I am going only for 10 shorts days, this means the begining of the countdown to my big step to the world tour that I will start next July. This is the testing phase for all of the silent research in materials and gears that I have been doing since the beginning of the year.

I will be testing among others, the mosquito net, the solar panel and the ravpower battery and of course this new website that intends to be very participative and a new way of collective creativity. Please feel free to leave any comment,suggestion, idea or review at your own desire. This project is ment to be made from all of you.

Apart from the new equipments and the new website, I am testing my self for the big trip. In a psychological and mentally way but also and not less important the physical part. It is never easy to do long walks with all your belongings in your back.

I will keep you updated about the testings and of course about my experience in Peru.

I hope you like the new site and that you give me your feedbacks about it because, again, we all make this.

Spinonland

“Llegará un día que nuestros recuerdos serán nuestra riqueza.” (Paul Géraldy)

Estaba sentado en la parte de atrás de un Holden amarillo del ’73. La fuerte lluvia golpeaba en los cristales del limpia parabrisas y las luces de la autovía parecían deformarse por la refracción en las gotas de agua.
El sonido imponente del motor junto la música funky que sonaba en aquel momento me trasladaron a otro mundo. Estaba totalmente evadido de la realidad.
Entonces me di cuenta que volvería a pasar. Supe que no volvería a escribir en el blog en mucho tiempo ya que el ocio me inundaba por todas partes. Y así ha ocurrido. Han pasado ya casi 2 meses desde la última vez que escribí y como no vuelve a pasar lo mismo de siempre, demasiada información para transmitir. Tanta que se pierde la emoción en la lectura y los detalles en la descripción. El cuadro pierde forma y ya nunca parecerá como si hubiera sido contado en el primer día.
Pero aun así me limitare a “maltrataros”, es decir a solo daros la última página del libro, el resumen, la contraportada, sin daros la oportunidad de leer el libro entero.
Como podéis saber ya he vuelto a España después de 3 meses de viajes itinerantes por el continente oceánico, en concreto en Australia.
El viaje a acabado bastante bien después de todos los altibajos que hemos tenido. Cambios de planes constantes, problemas económicos y problemas menores con el coche, pero en general todo ha salido a pedir de boca.

Como algunos sabréis empezamos en Sydney y tras visitar los alrededores, en especial el parque nacional de las blue mountains (montañas azules, nombre que proviene del vapor de eucalipto que desprenden en los meses cálidos, que e azulado) nos dirigimos hacia el sur para intentar que no nos cogiese el grueso del invierno en el sur que es la parte más fría del país en esa fecha.
Recorrimos toda la costa sin olvidarnos la capital, Canberra donde también comenzó nuestra experiencia como “buscavidas” en la que nos dedicábamos a tocar la guitarra y vender artesanías, con el objetivo de subsanar algunos gastos del viaje. Nuestro camino siguió por la costa pasando por alguno de los sitios más hermosos que hemos conocido en este viaje. El camino siguió hasta Melbourne donde no llegamos a empaparnos de la cultura tanto como esperábamos, por falta de tiempo y por nuestra situación en la ciudad, a 50km de ella ya que nos encontrábamos en casa de un amigo. Tras solventar ciertos problemas con el coche en Melbourne seguimos nuestro camino por el litoral sur siguiendo la famosa Great Ocean Road.
Este camino serpenteante siguió hasta que llegamos a Adeleide, ciudad que nos sorprendió con su alegría y su espíritu festivo y que por supuesto nos ayudo económicamente a seguir nuestro camino. Camino que se veía modificado, cambiando el siguiente destino, Darwin por Cairns.
Para ello tuvimos que atravesar todo el desierto encontrándonos a nuestro paso todo tipo de animales salvajes, en especial, Canguros, de los cuales la mayoría estaban muertos en el arcén. Y muy a nuestro pesar ayudamos a engrosar esa cifra.
Una vez llegados a Cairns pudimos disfrutar del clima tropical, quitarnos los abrigos y disfrutar del sol, las playas paradisiacas, los bosques tropicales llenos de ríos llenos de cocodrilos y de algún que otro sin ellos. Cascadas por doquier y vegetación intensa es lo que puedes esperar de aquella zona. También no menos importante la gran barrera de coral que tuvimos la suerte de visitar, disfrutando de la compañía de numerosos peces de infinitas formas y colores y en especial de las tortugas.


Más tarde nuestro viaje continuo en dirección sur recorriendo playas paradisiacas y ríos con pozas no menos paradisiacas, hasta llegar a Surfers Paradise, donde finalmente pasamos unas 3 semanas por algún que otro problema técnico que también nos brindo la oportunidad de recuperarnos económicamente y dejarnos en una posición similar a con la que llegamos a Australia.
Estuvimos disfrutando de los alrededores y de la gente, y pudimos vender el coche y comprarnos las tablas de surf de las que hicimos uso y disfrute.



Finalmente alquilamos una furgoneta para volver a nuestro punto de partida, Sydney, que sería así mismo el punto de partida para volver a nuestras vidas en España, es decir, a nuestra próxima aventura.
Y ahí amigos se acaba este pero intenso resumen.
Volviendo a lo de siempre ya que se ha convertido en una rutina, intentare escribir más a menudo así que estad atentos!!!

“Los viajes son en la juventud una parte de educación y, en la vejez, una parte de experiencia.” (Sir Francis Bacon)

Hola de nuevo después de haberos abandonado otra vez más.
Después de más de 7000km en la carretera con nuestro amigo “ Mr. Potato” (El nombre que le hemos puesto al coche) hemos tocado la civilización por un tiempo suficiente como para tener acceso a suministro eléctrico regularmente y acceso a internet.

con Mr. Potato
Como ya he comentado al llegar a Australia decidimos comprar un coche para que ayudara a movernos por Australia. Lo hemos nombrado Mr. Potato y viene a ser un Mitsubishi Starwagon de 1999 que originalmente era de pasajeros pero que tras algunas transformaciones se ha convertido en una habitación rodante que ha ido pasando por manos de algunos mochileros en Australia en la misma situación que nosotros.
Empezando nuestra aventura en Sídney decidimos apresurarnos al sur antes de que el duro invierno se apoderara de esa región y aunque encontramos algunas incomodidades climatológicas, según los comentarios locales hemos tenido suerte.

Sydney Oprera House durante el festival de las luces.
Conduciendo toda la costa desde Sídney hasta Melbourne, con un pequeño desvío para visitar la capital australiana Canberra pudimos disfrutar de una impresionante costa rodeada de bosques y verdes prados donde se podían ver curiosos animales como canguros, vacas, murciélagos gigantes (llamados Flying fox), una especie de cerdo llamado wombat y muchas especies de pájaros incluyendo pingüinos.
Alguno de los sitios más impresionantes que encontramos por el camino fueron: Las Blue Mountains, Morton National park, Croajingolong National Park, Wilsons Promontory National Park y Philip Island.
Después de ese contacto inicial con nuestra nueva vida llegamos a Melbourne donde fuimos acogidos por un amigo que conocimos mientras vivíamos en Bayona. Después de una semana y algún que otro ajetreo con los papeles del coche conseguimos seguir nuestra siguiente etapa, de Melbourne a Adeleide por la costa de nuevo.

Blue Montains National Park


Ya nos íbamos acostumbrando a la vida de carretera pero el tiempo empezaba a pasar factura y eso también hacia mella en nuestros ánimos y empezábamos a desear a empezar subir al norte.
El tiempo nos dio  un pequeño respiro especialmente con la lluvia aunque aun recibíamos algún que otro día o par de días lluviosos. Pero pudimos hacer la Famosa Great Ocean Road que transita por la costa entre Melbourne y Adelaide. Dejándonos totalmente impresionados por la belleza del paisaje y la fuerza que la madre naturaleza ha usado para esculpir tal belleza. Los 12 Apóstoles estuvo muy por encima de nuestras expectaciones y el coorong sin embargo no llego a alcanzarlas pero finalmente fuimos sorprendidos por Adelaide una ciudad que no esperábamos que nos gustara tanto como lo hizo.

12 apostols National park

Una semana de buen tiempo y la falta de dinero hicieron de Adelaide nuestra segunda parada en la que permanecimos una semana en la que nos dedicamos a trabajar en el mismo trabajo que realice cuando estuve aquí la vez anterior, Conductor de Bicitaxis.

Trabajando en Adelaide


Eso nos proporciono un respiro económico aunque no el suficiente como para seguir el plan establecido, por lo que tuvimos que cambiar  el plan de ruta dirigiéndonos directamente a Cairns en lugar de a Darwin.
Tuvimos que cruzar el desierto para alcanzar ese objetivo lo que nos brindo la oportunidad de ver la magnífica fauna de este país y de disfrutar de los paisajes. El trayecto duro 4 días en los que realizamos más de 3000km. Y en los que solamente golpeamos 2 canguros de los cuales uno resulto trágico. Aunque nosotros no recibimos ningún desperfecto en el coche.


Una vez in Cairns decidimos explorar el norte de esa región antes de volver a trabajar en el mismo trabajo que se encuentra en varios puntos de Australia. En nuestra visita norteña encontramos un tiempo excepcionalmente bueno ya que a pesar del buen tiempo aquí es la época de vientos. Visitamos la ciudad de Cooktown y los alrededores incluyendo algunas cascadas y ríos, propios de la región del “Rainforest” (bosque lluvioso). También disfrutamos del mercadillo de Port Douglas donde pudimos conseguir algo de dinero tocando y vendiendo los pañuelos que teníamos preparados para ocasiones como esta. También visitamos Cape Tribulation con sus preciosos paisajes paradisiacos donde la espesura del bosque se entrega a la inmensidad del mar simplemente separado por las playas más puras y desoladas que se puedan imaginar.


Los alrededores de Cairns también ocultaban maravillas que no pasaron desapercibidas para nuestros ojos. Cascadas, ríos y bosques se amontonan en la zona, haciendo de este lugar un enjambre de actividades de aventura y viajeros que coinciden en esta zona.
Ayer comenzó de nuevo nuestro trabajo como conductores de bici que durara una semana antes de que continuemos nuestro camino hacia el sur.

Os intentaremos mantener informados aunque de nuevo dependerá de la disponibilidad de electricidad e internet de la que podamos disponer.


Podeis mirar el recorrido que hemos hecho hasta ahora aquí.
Older posts

© 2017 Spinonland

Theme by Anders NorenUp ↑