Afortunadamente ¡ya me encuentro en el mañana! Ayer fue un día de esos (un día de mierda)
Después de mucho buscar y preparar las cosas para ayer día en el que se abría el plazo para echar la solicitud de la working holiday visa para Nueva Zelanda para españoles, decidir ir a clase y hacerlo allí. Desafortunadamente me pidieron un documento inesperado, los datos de un documento de identificación extra a parte del pasaporte, podía ser el carnet de conducir o el DNI y te pedían solamente el número y la fecha de caducidad y de emisión. Y ¿quien se sabe esos datos, de memoria? Total que decidí volver a casa rápidamente para poder descubrir la fecha de caducidad de mi carnet de conducir pero ya era tarde, en menos de 1 se había completado el cupo, 200 visas para poder venir a Nueva Zelanda a trabajar y a disfrutar. 
Eso demuestra probablemente la situación por la que está pasando España. Después de esta mala experiencia decidí echar un vistazo a mi círculo de amigos y conocidos en Facebook. Me gustaría dar un porcentaje pero no voy a ponerme a calcular pero si decir que más del 75% de mis amigos se encuentra en el extranjero, y al parecer por sus fotos no tienen mucha intención de volver en un corto periodo de tiempo.
Todo eso me lleva siempre a la misma reflexión, “¿será bueno o malo para el país?” Muchas veces creo que será bueno, que volveremos un día llenos de conocimiento, experiencia e idiomas y haremos de España un país mejor. Pero luego me viene a la cabeza la otra cara de la moneda, ¿cómo van las empresas a invertir en un país donde no hay una población significante de personal cualificado donde puedan elegir el perfil deseado?
Pero como es muy complicado especular sobre el futuro, siempre se queda en una mera reflexión